FB_IMG_1585812994338

Can Drago 2019 Barcelona. Debut y record de 6hrs

Con confianza renovada y sabedor de mis puntos débiles después del maratón del Camino de la Cruz retomé un antiguo objetivo de años atrás, el de correr 6h en pista miré calendario en diferentes países pero por fechas me cuadraba mejor Barcelona a mediados de diciembre, la incertidumbre era si podría entrenar durante las 2 semanas que estaría en el mes de noviembre trabajando en Argentina primero supervisando el circuito e instalaciones de Termas de Río Hondo y luego como entrenador en el campeonato del mundo de montaña – Villa la Angostura. Por suerte pude entrenar la mayoría de los días y no perder la forma, de vuelta en España me centré en entrenar la hidratación realizando 3 tiradas largas en pista con la increíble asistencia y motivación de Luis una de 3 hs. La siguiente de 4 hs. (4:22 media) y la ultima 3 semanas antes de Barcelona de 4 hs. (4:15 de media). La conclusión fue positiva pero nos faltaban 2 pilares básicas, kilómetros y trabajos de fuerza, aunque compensábamos con un protocolo de hidratación muy entrenado y que “funcionaba”.

El sábado anterior en el últimos entrenamiento de fuerza tuve una lesión en la zona lumbar que no me dejó entrenar durante la semana así que los fantasmas como es inevitable aparecieron el fin de semana en la competición. A las 6 de la mañana salió la carrera, corrimos por la calle 4 con  la estrategia de salir las 2 primeras horas a ritmo de 4:25 y así fue, vuelta tras vuelta fueron pasando las horas y aunque las sensaciones nunca fueron buenas podía mantener el ritmo programado, pasamos las 3 horas en torno a 41 km. con interminables baches y sensaciones contradictorias pero la cabeza que lo es todo…. estaba bien. La idea era aguantar hasta la 5º hora y allí apretar pero solo pude sobrevivir, los dolores después de tanto tiempo a esos ritmos son horribles y mi único objetivo era terminar, fue una lucha constante entre cuerpo y mente, simplemente no podía, pero mi cabeza solo tiraba hacia adelante, sabía que podía lograr el record nacional (Argentina) que era de 82.300 y cuando a falta de escasos minutos, pase ese registro teniendo algo de margen para sumar algunos metros de más, con el pitido final un cumulo de sensaciones te arrollan, cansancio, felicidad, emoción de haber logrado algo único y muy difícil al menos para mi. Finalmente 83.202 km. a una media de 4:19 y nuevo record nacional. Nada mal para un abuelete debutante en la disciplina.

F. Campanini

15/12/2019